Almas gemelas

Esta es mi historia, y así es como empieza:

Cuando yo nací, no empecé a llorar, empecé a reir. Y a medida que crecía, yo nunca me enfadaba o me ponía triste, sino que siempre me reía a carcajadas. Pero cuando ya era mayor, me ocurrió una cosa impresionante.

Yo estaba por la calle caminando, y todos me miraban. Uno dijo:

-Oye, tú, es que tienes una enfermedad bastante rara, no sé que te ocurre. Eres extraña.

Yo no le hice caso. Pero cada vez me lo decía más gente, hasta que todos los que veía se reían de mi. Yo me empecé a avergonzar y entonces empecé a correr. Y me escondí en un callejón.

Estaba triste y me quedé sorprendida y preocupada. Porque, ¿cómo una persona que ha estado contenta toda su vida, va y se pone triste ahora?

Cuando me quedé sola, fui al médico y le dije al doctor lo que me pasaba.

El doctor dijo que le pasaba a él lo mismo pero al revés, porque había pasado toda su vida triste, hasta que un día, empezó a reir. Y entonces nos reímos los dos.

No puede haber en el mundo mejores almas gemelas que nosotros.

Anuncios

1 comentario

  1. charlie said,

    abril 21, 2008 a 9:30 pm

    Desde luego que no.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: