La noche inesperada. Cuento de miedo.

miedo-c 

 

Este cuento empieza cuando los padres de una niña que se llama Eva se compran una casa en lo alto de un monte.

Era una casa con piscina y muchas cosas. Toda una mansión.

Un día, Eva invitó a sus amigas a pasar la noche. Esa noche iba a venir su abuela, y su abuela era especial porque contaba historias de miedo. La abuela dijo que fueran a la capilla a esperarlas a las ocho en punto para contarles una historia.

Pero no pudo contarles la historia porque les llamaron a cenar. Las niñas querían oir la historia pero luego, les mandaron a la cama y tampoco pudieron oirla.

Las niñas dormian en una habitación donde había tres camas. Una a cada lado de la habitación.

Marta se quedó en el medio, Eva se quedaba al lado de la puerta y Emily se quedo al lado de la ventana.

Entonces entró el padre diciendo que la abuela se había puesto enferma y tenian que llevarla al hospital, y que tendrían que quedarse solas.

Entonces fue cuando empezó la tormenta.

Marta empezó a tener miedo y sus amigas le dijeron que ellas le ayudarían a pasar la noche.

Empezaron a oir ruidos de tormenta.

Ruidos en las escaleras

Roces en la habitación

¡Alguien se acercaba!

Marta tenía mucho miedo y se echó a llorar. Las amigas decidieron darse las manos para pasar la noche así, y no sentirse solas. Así durmieron toda la noche.

A la mañana siguiente, la abuela ya había llegado y fue a despertar a las niñas.

-Habeis sido muy valientes, niñas. Esta casa es muy misteriosa y solitaria y habeis pasado la noche solas.

-Sí, abuela, hemos tenido miedo. Pero nos hemos ayudado. Nos hemos dado las manos desde nuestras camas y así no teníamos miedo. ¡Mira!

Entonces es cuando Marta tuvo verdaderamente miedo porque….

¡No llegaban a tocarse las manos!

Alguien más pasó la noche con ellas.

El anuncio de coca-cola

coca-cola

 

La vida parece un asco, bueno lo es porque si.

Primero te deja como un bicho raro, luego suspendes mogollón y te quedas sola pero tienes que seguir adelante, y cuando eres adulta todo te parece muy complicado y dificil. Pero a medida aprendes con tus errores mejoras y todo te parece distinto, mas facil te conviertes en mejor persona y cuando tienes ya noventa y dos años lo único que no te va a gustar de la vida es que te va a parecer demasiado corta. Al menos, eso es lo que dice el anuncio de coca-cola.