Nunca confíes en nadie

bailarina

 Mis padres siempre me decían ” nunca llegaras a nada con esas fantasías tan ridículas que dices”. Yo siempre tuve el gran sueño de ser bailarina profesional pero después de todo lo que decían mis padres ya no me quedaba casi ninguna esperanza hasta que vi en la televisión “graba tu talento en un video e igual te seleccionamos para un concurso de baile “,yo decidí hacerlo para enseñarles a todos mi talento.

Al mes siguiente recibí una carta ¡Había sido seleccionada en el concurso de baile! y eso significaba que igual mis padres se equivocaban, pero al ver la competencia parecia como si todos matarían por ganar pues el premio eran mil euros y…un bono de descuento en la peluqueria. Parecia interesante aunque yo solo quería demostrar a mis padres que se equivocaban pero por lo visto algo falló pues me hice amiga de una niña mona por fuera pero perversa por dentro. Ella me fastidió mi actuación poniendo polvos pica-pica en los zapatos y ganó ella a base de trampas y astucia.

¡Todos hicieron trampa! Y yo me quedé triste por haber perdido. Además, mis padres me lo restregaron por la cara a lo largo de toda mi vida.

Yo, triste , no intente nunca más hacer amigos.

Ahora vivo sola en un apartamento sin mucha compañia a parte de mi gato y de su comida en lata. La verdad es que lo que me pasó en el concurso me hizo aprender una lección que ya no creo que se pueda corregir:

Nunca confíes en nadie.